EL AYUNTAMIENTO DE ALCOBENDAS VUELVE A MENTIR A LOS VECINOS

Miguel Ángel Arranz denuncia que una vez más el Ayuntamiento miente a los vecinos. En esta ocasión, la mentira viene de la mano de la concejal de cultura la Sra. Tamayo a cuenta de los fuegos artificiales de bajo impacto acústico que iba a haber en las fiestas de San Isidro 2022.

En numerosos medios de comunicación, así como en la revista municipal Sietedías, el gobierno tripartito se hartó a decir que “con el fin de proteger a los vecinos y vecinasccon capacidades diferentes o con hipersensibilidad social, así como a las mascotas y animales silvestres, ha contratado los fuegos artificiales la noche del 14 al 15 de mayo con una pirotecnia responsable que disparará proyectiles de bajo nivel acústico”.

Al leer estas noticias, Arranz preguntó a la concejal de cultura, la señora Tamayo, el nivel de decibelios de los llamados “fuegos artificiales de bajo impacto acústico”. La respuesta fue que la empresa adjudicataria del contrato de pirotecnia, indicó que el nivel de decibelios estaría comprendido entre los 30-40 db, un nivel que equivale a una conversación en voz baja o una biblioteca.

Tras el espectáculo y debido a las quejas trasmitidas por los vecinos al concejal no adscrito, puesto que el nivel sonoro de los fuegos artificiales había sido igual que otros años, el edil preguntó a la concejal de cultura, la señora Tamayo, por la medición de los decibelios de los fuegos artificiales para comprobar que se había cumplido el “contrato” y que se habían respetado esos 30-40 db comprometidos.

Arranz afirma “mi sorpresa fue mayúscula al comunicarme la concejalía de cultura que NO se han realizado mediciones específicas de ruido durante el espectáculo, ya que ni en el contrato ni en el pliego de prescripciones técnicas había unas condiciones específicas relacionadas con el nivel de decibelios a alcanzar”

Por lo tanto, continua el edil “no hay un contrato en el que se indique que los fuegos artificiales tengan que ser de bajo impacto acústico, como así habían comprometido tanto el propio alcalde el señor Retolaza y la concejal de cultura la señora Tamayo, ni se indica tampoco en el contrato los decibelios que se deben alcanzar en el espectáculo” y “Sin medición y sin condiciones de decibelios en el contrato, ¿cómo se atreven a asegurar desde el gobierno tripartito que se han cumplido estos 30-40 db?

Miguel Ángel Arranz finaliza “Lamentablemente, para sacar un titular en prensa y contentar a Podemos a cambio de su apoyo, el gobierno tripartito sin ningún tipo de escrúpulos miente a los colectivos más vulnerables de la ciudad, a esos mismos colectivos que aseguraron que el Ayuntamiento había contratado fuegos artificiales de bajo impacto, cuando la propia concejalía de cultura reconoce que en ningún momento ha habido restricciones de decibelios con respecto a otros años en dicho contrato, y ni siquiera se han medido esos decibelios”.