Miguel Ángel Arranz

Carta a Íñigo Errejón Galván

Delegación de Regeneración Democrática
Miguel Ángel Arranz Molins

A la atención del Excelentísimo Señor Errejón Galván, Íñigo , en calidad de Presidente de la Comisión para la auditoría de la calidad democrática, la lucha contra la corrupción y las reformas institucionales y legales

El pasado 14 de octubre de 2019, la sala de lo Penal del Tribunal Supremo condenaba por delitos de sedición a nueve de los políticos catalanes líderes del “procés” y por desobediencia a otros tres. Delitos agravados con la comisión de malversación de caudales públicos y que fueron sentenciados por unanimidad de los magistrados que componían el tribunal.
Año y medio más tarde se pretende la concesión de una medida de gracia, como es el indulto, en beneficio de condenados a los que aún les quedan años en la cárcel para el cumplimiento íntegro de las penas. La indignidad es aún mayor cuando se pretende otorgar el privilegio vulnerando lo que dice la ley, con la posición contraría de la Fiscalía, con el informe negativo del Tribunal Supremo como órgano sentenciador, sin solicitud ni arrepentimiento por parte de los condenados, y sometiendo a una humillación a los catalanes y al conjunto de españoles que sufrieron la quiebra de la convivencia emanada de la Constitución.
Tanto a usted como a mi nos une una labor de servicio público encaminada a Regeneración Democrática. Usted como Presidente de la Comisión de Auditoría de la calidad democrática, la lucha anticorrupción y las reformas institucionales y legales, y en mi caso como concejal del Ayuntamiento de Alcobendas delegado de regeneración democrática debemos velar por aumentar los mecanismos de rendición de cuentas y la autonomía de los órganos de control, mejorar la transparencia de las instituciones públicas, reformar la legislación electoral para hacerla más justa y proporcional, o promover medidas disuasorias de la corrupción política.
Me gustaría pensar que también ambos compartimos la inquietud y el rechazo por la concesión de privilegios a élites políticas condenadas por alterar el orden constitucional usando el dinero público de todos. Medida que alejaría a los gobernantes de los gobernados y reintroduciría la percepción de una casta política que actúa alterando la realidad judicial en su beneficio.

Es completamente indeseable que el Presidente del Gobierno de España pretenda dinamitar los consensos democráticos, menoscabar la autonomía del poder judicial y pulverizar la separación de poderes concediendo unos indultos con el único argumento de afianzar los votos independentistas necesarios para garantizar su estabilidad parlamentaria y su sillón en La Moncloa. Ese “derecho a decidir” que legitima el Presidente Sánchez revocando la sentencia nos pertenece a todos los ciudadanos del estado español y no a unos políticos sediciosos y malversadores de dinero público.
La concesión de indultos sería más gravosa si atendemos al hecho de que no existe arrepentimiento sino que al contrario, el independentismo catalán ha anunciado su voluntad de reincidir en los delitos con el objetivo de romper España y derogar de facto la Constitución del 78, el marco que garantiza la unidad nacional y la igualdad de todos los españoles ante la ley.
¿En base a que concordia se pretende conceder indultos, si los mismos que separaron y enfrentaron a la sociedad catalana, arruinando la convivencia y su economía, se han juramentado para reincidir y volver a enfrentarla hasta acabar de romperla?
¿Acaso existe algo más justo que el cumplimiento íntegro de las penas para quienes son condenados por romper el orden constitucional y por malversar el dinero público de todos los españoles?
¿Se le ocurre una iniciativa menos progresista que otorgar medidas de gracia y privilegios a las élites políticas justamente condenadas por incumplir la legalidad?
¿Es justicia social indultar a los nacionalistas retrógrados que con la Declaración Unilateral de Independencia ponen en riesgo la solidaridad, la redistribución de riqueza y la cooperación entre regiones de España?
Acabo esta breve misiva con el ánimo de que mis palabras le hagan reflexionar y le lleven a posicionarse del lado de los cuarenta y siete millones de ciudadanos españoles que fuimos víctimas y no del lado de los políticos catalanes delincuentes. Le pido que como Presidente de la Comisión de Calidad Democrática y Anticorrupción del Congreso de los Diputados se posicione claramente en contra de los indultos y en favor de la convivencia, la concordia, el cumplimiento de la ley y el respeto por la labor que realizan nuestros jueces e instituciones democráticas.

Alcobendas, a 21 de junio de 2021
Atentamente,
Miguel Ángel Arranz Molins
Concejal de Regeneración Democrática
Ayuntamiento de Alcobendas